¿Cómo debería ser tu respiración al cantar? (Parte II)

“Coloca la respiración en el diafragma”…”Aprieta hacia adentro y hacia arriba cuando saques aire”…”Siente cómo se mantiene tu diafragma mientras espiras”. Estamos acostumbrados a escuchar este tipo de frases pero…

¿Qué es lo que realmente debo sentir en mi respiración al cantar o al recitar?

La respiración, como ya mencionamos en la entrada anterior, genera muchas dudas tanto en personas que se inician como en personas que utilizan su voz como una herramienta más de su trabajo. Ya sea porque son cantantes,necesitan hablar en público o actuar en un teatro.

Es muy importante remarcar que la propiocepción que tiene cada persona sobre su cuerpo varía de un individuo a otro. Con lo cual, las sensaciones que experimenta una persona sobre su respiración no tiene por qué ser las mismas para otra.

La respiración es fundamental para subsistir así como para la producción de la voz. Y es aquí donde reside el problema, ya que muchas veces, al querer “controlar” la respiración para conseguir “controlar” la voz, podemos llegar a causar desequilibrios o incluso tensiones innecesarias, tanto en nuestro sistema respiratorio como en otras partes del cuerpo.

Es importante destacar que muchas personas que quieren modelar su voz y no lo consiguen, tal vez no sea porque no “controlan” su respiración, sino porque no conocen suficientemente cómo gestionar su instrumento vocal al cantar o al recitar. En muchas ocasiones no existe una limitación física o fisiológica, sino que la limitación deriva del desconocimiento del funcionamiento de la voz.

Cuando corres, caminas o duermes, nadie te enseña cómo debes respirar, y lo haces. Cuando cantas o recitas tu respiración debería ser así, natural. Sin un constante control, sin estar pendiente de qué hace tu diafragma, sin meter o sacar el abdomen, sin empujar tu caja torácica. Tan solo deberías sentir que tu respiración fluye y se acomoda a tu actividad profesional. Es decir que, si necesitas alargar una nota o una frase deberías poder hacerlo de una forma sencilla y sin esfuerzo, al igual que con las notas más cortas.

Es muy importante que entiendas que no solo el patrón respiratorio puede modificar la voz, sino que hay muchos otros factores que lo pueden hacer, como por ejemplo el desconocimiento sobre cómo utilizar tu instrumento, las tensiones que hay en tu cuerpo, una postura incorrecta, etc. Con lo cual, es fundamental saber de qué punto partes para iniciar tu entrenamiento vocal.

Un buen entrenador vocal debería detectar y entender qué necesidades tienes, para conseguir que tu respiración sea lo más cómoda y eficaz posible. Recuerda que cantar debería ser fácil.

Te animo a que nos escribas y nos comentes tus dudas respecto a tu respiración. Saludos de Voz a…Voz.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies