¿Por qué se llaman sopranos las sopranos?

Seguramente muchas y muchos habréis cantado alguna vez en un coro, donde os habrán clasificado por el tipo de voz que tengáis. Si os preguntara es probable que la mayoría sepáis si sois soprano, contralto, tenor o bajo pero, ¿alguna vez os habéis preguntado de donde vienen estos nombres?

Hay algunos, como el bajo, que pueden parecer obvias: es la voz más grave, y también la que aparece escrita más abajo en las partituras. ¿Pero que pasa con el resto de voces?

El origen de los nombres

Para encontrar el origen de estos nombres tenemos que volver bastante atrás en el tiempo, más o menos en torno al Siglo XII cuando la polifonía o música a varias voces comenzaba a ganar importancia. Hasta ese momento la única música que se escribía era música vocal pero con una sola voz.

En un principio, las distintas voces sólo aparecian escritas juntas, pero pronto se hizo necesario tener nombres distintos para cada una para poder identificarlas. Aún así, en un primer momento estos nombres sólo hacían referencia a cada una de las partes de la polifonía, y no al tipo de voz que tenían las personas que las interpretaban.

Tenor

El primer nombre en aparecer fue el de tenor, ya que en aquel entonces y a diferencia de hoy en día, se podría decir que era la voz principal. Su nombre deriba de la palabra latina tenere, que significa sostener, ya que normalmente era una voz que se encargaba de hacer durante todo el tema notas muy largas, sobre las que se construían el resto de voces. El tenor era la voz que se solía componer primero, o lo que era aún más habitual, se tomaba prestada de algún tema antiguo a una sola voz.

Soprano

Al principio, como es lógico, aparecieron canciones a dos voces, en las que había un tenor y una segunda voz más aguda, llamada habitualmente en latín superior, la que está por encima. Con el tiempo, esta palabra se fue modificando hasta llegar al término soprano.

Contralto y bajo

Más adelante se fueron añadiendo más voces a estas dos. Apareció una tercera voz intermedia llamada contratenor altus, literalmente una voz que se opone al tenor más arriba, y que con el paso del tiempo pasó a ser llamada contralto. Por útimo, empezaron a usar una voz más grave que el tenor, el bassus, que se castellanizó como bajo.

Como dijimos antes, en un principio estos nombres no hacían referencia a un tipo de voz en concreto y los cantantes podían interpretar partes distintas según cada obra, pero a partir del Siglo XVI tendieron a especializarse cada vez más en un tipo concreto, y al final los términos acabaron haciendo referencia a los distintos tipos de cantantes.

Como ves, el puesto que te asignan en el coro ha recorrido un camino muy largo, ¡casi mil años! En ese tiempo ha cambiado de idioma e incluso de significado, pero también nos hace darnos cuenta de que cantar y expresarnos mediante nuestra voz es algo que la gente lleva haciendo desde hace más tiempo del que podamos imaginar, y que probablemente siga siendo así durante mucho más tiempo. ¡No dejes de cantar nunca!

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies