¿Cómo superar el miedo a cantar? Parte I

Aún puedo mirar atrás y verme a mi misma de niña con un boli en la mano, el karaokao o una zapatilla a modo de micro, intentando cantar canciones de Whitney Houston a las que no llegaba ni de coña.

Me imaginaba en un gran escenario y con un público caluroso… A día de hoy no soy tan diferente, reconozco que sigue gustándome tanto o más que en aquel entonces.

En la adolescencia llegué a la conclusión de que cantar no era para mi. No había manera de que cantara bien esas notas agudas, era un sueño, no tenía talento ¡Menuda desilusión! Quien me iba a decir a mi que acabaría ganándome la vida como cantante y profesora de voz.

Un tiempo después descubrí a Ella Fitzgerald, Billie Holiday o Sarah Vaughan ¡qué maravilla!  Me sentía cómoda cantando todas sus canciones, no me molestaba la garganta, parecían hechas a medida. De vuelta a cantar delante del espejo con un lápiz a modo de micrófono, sólo que esta vez cuando mis padres no estaban en casa.

Aún tarde unos cuantos años más en descubrir que las canciones podían cambiarse de tono. Sin lugar a duda el mejor descubrimiento de la humanidad. Mucho mejor que el fuego, la electricidad, o internet. Al menos para mí.

Resultó que la canción de Whitney no era tan difícil cuando la ponía en la tonalidad apropiada. Sin embargo cada vez que me habían dicho que me callase, cada “cantas mal”, cada cara mala ya había hecho un daño que me costaría mucho tiempo superar. 

La conclusión de esta historia es que somos idiotas. No por cantar como locos delante del espejo, eso sin duda es genial. Somos idiotas por limitarnos a nosotros mismos, por pensar que no podemos, por frustrarnos, por dejar de intentarlo porque alguien nos dijo que no podíamos.

Nacemos con una voz sana y perfecta, con un cuerpo bien organizado y con una mente abierta a hacer cualquier cosa y de repente sin saber muy bien cómo, llega una edad en la que empezamos a tener miedo, a ponernos barreras y a creer que no somos lo suficientemente buenos para hacer algo.

Recuerda que las limitaciones te las pones tú mismo pero también eres tú el que puede quitarlas; y detrás del miedo te espera un mundo de cosas increíbles.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies